miércoles, octubre 09, 2019


No tú no estás junto a los luceros estás en mi jardín
te noto en mi aliento este tic-tac de mi loco corazón
que no sabe latir sin ti En las gasas de algodón de mi memoria
en los instantes detenidos estás en mí en la ventana , en la lluvia, en la brisa en las olas,
estás ya en el agua que me moja, Perdido estoy en las estrellas sin tu pelo sin tus manos  sin tu boca.

9 comentarios :

  1. Un abrazo grande con mi admiración por tu bella manera de escribir, que tanto disfruto, André.

    ResponderEliminar
  2. Hasta tu gato pone ojos de admiración con lo que has escrito...bueno y yo también.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Después de leer tu escrito. No he dejado de fijar mis ojos en ese precioso gato que seguramente has tenido en tu casa. Cuando yo era niña, siempre habia algún gato o más en casa , yo jugaba mucho con ellos y ahora los hecho de menos, pero un piso no creo que es el lugar ideal para ellos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VENTANA DE FOTO
      Si nacio en la casa de la aldea y mi nieto me convencio que lo trajera para el piso , lo dejaba estar en el salón y en la cocina, en cuanto me levantaba , ya sabía a donde iba y se colaba en el dormitorio... Habria la pueta de casa y tenia que pillarlo en el ascensor. Un buen día se escapó cuando tenia trce meses, Fue este año en agosrt . Y cuando fuimos a la alde a cojer peras sentado a la puerta
      A mi me pasan cosas tan raras que la casa de la aldea está a 50 Km Ahora no te imaginas lo que lo quiero.
      Besos
      André.

      Eliminar
  4. Esta en las bellas letras de este poema. Un placer leer. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo algo de ese gato, o me lo imagino,ya no sé, deseo no equivocarme:
    Abandonado por su madre, estaba famélico y parecía enfermo, unas almas caritativas lo encontraron y corrieron al veterinario, con cuidados, el gato creció alegre, feliz y mimado, pero era juguetón y... ¡Cuidado que te va a tirar ese vaso! Sonrío.
    En cuanto a lo escrito...
    Si te sientas al lado del ciruelo, notarás su olor y su caricia, está contigo y te seguirá inspirando bellos versos que atraparán su corazón.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar