Datos personales

Mi foto

me gusta :pensar, escribir, comunicar,  trabajé en minas , de hierro, hulla, lignitos, , en la construcción en obra publicas ,Centrales térmicas y nucleares etc....

viernes, diciembre 05, 2014


Foto de André


3º Poema seleccionada de mi libro Versando mis sentimientos

Título: La mendiga

Te noté contrariada, sentí vergüenza ajena
y tu dolor fue mi dolor al ver tu dómida raída,
como la goma dos explosiona por contagio
yo exploté y explosionamos.
Encontré en ti lo justo para hacer de ti
para hacer de ti y de tu estar una rapsodia
así tu pan ,pan para mí, pan para todos.
Ser uno como yo en ti y tú en mí.
Tú eres la imagen, yo el reflejo
que aprendí a verte a ti
cuando me miro en el espejo.
¡Me has mirado cual quinoa!
abriendo hojas, mostrando
el corazón de la espiga deshojando
el rúnico rimar del alma mía-
Me senté a su lado, hablé con ella
quería ver el contenido
no quedarme en la tabina
de esta mendiga de mi esquina
que me está enseñando a ser cristiano;
con fulgor en sus ojos ,me ha dicho
"más que tus monedas, me hace  feliz
¡Que te sientes a mi lado!"
Nada pude decir ¡Solo apreté su mano!

P. D
¡Qué tiene de especial esta mendiga
que le gusta que me siente en la acera -a su lado-!

22 comentarios :

  1. Muchas veces el simple echo de sentirnos escuchados y acompañados, es el mejor regalo que nos pueden hacer.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola andres, que hermosos volver a leerte°°

    Excelente poema, cuidate

    Besos

    ResponderEliminar
  3. "La mendiga" uno de los poemas más bellos que has publicado.
    Una divinura. MAGISTRAL.
    "Encontré en tí lo justo para hacer de tí
    para hacer de tí y de tu estar una rapsodia."DESLUMBRANTE.
    Besos.
    ¡Feliz fin de semana !

    ResponderEliminar
  4. Es un poema hermoso, de esos que te recuerdan que debemos mirar al mendigo a los ojos y al menos darle una sonrisa.
    Un abrazo André

    ResponderEliminar
  5. Que bonito es compartir, compartir el frío de la acera, las miradas perdidas, las manos heladas, aceptar el esbozo de una sonrisa. Quien recibe todo eso de quien es todo lo que tiene ya se convierte en una persona afortunada. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Es bonito y tierno... Se necesita más una muestra de cariño que algo material...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  8. Una mendiga enamorada de unas letras que cincela su autor...Andrés.

    ResponderEliminar
  9. Lo que tiene de especial, según entiendo, es que su humanidad está por encima de su miseria. La verdad es que, por experiencia, puedo decir que valoran más que se les trate bien, que las monedas que les dejamos sin mirarles siquiera y sin dirigirles una palabra.

    Buen tema. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  10. Regalar afecto es lo que más sostiene la vida de todos.Y, como dice Franziska, tal vez necesitan más de muestras de afecto que una moneda dejada con frialdad sin ni siquiera mirar a la persona.

    Un abrazo, André.

    ResponderEliminar
  11. Detrás de esas ropas hay un ser hunamo, que siente y que padece como cualquiera de nosotros...sin embargo, las gentes pasan, sin tan mirarla siquiera a la cara..... tan sólo algunos se detienen, para simplemente depositar unas monedas y con eso piensan que han cumplido....pero y ella! ...que necesita ella!.... necesita alguién que la escuche y le dedique algunas palabras de cariño... y en medio de su vida de abandono, por fin ha encontrado una pequeña esperanza... tiene delante a un poeta que sabe escucharla, comprenderla y dedicarle esa mirada que tanto ansía de cariño.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Buen fin de semana mi querido André :)
    A veces el dinero no basta para sentirse satifecho, aunque el cuerpo tenga carencias, el alma pasa a tener prioridad y la compañía de un ser humano es más agradecida que un trozo de pan.
    Un beso mediterráneo mi querido amigo muassssssss ♥♥ TKMMMMMMMMMMM

    ResponderEliminar
  13. Acabo de escribirte un comentario y me ha desaparecido. Veré si al volverlo a intentar se queda.
    Te decía, que de nuevo vuelve a mí el recuerdo de aquella anciana enjuta que me esperaba todas las tardes, al regresar de clase, a la altura de la iglesia de San Andrés.
    Le daba mi merienda, mejor dicho, un panecillo y dos reales, que era lo que me daba mi madre para que comprase chocolate.
    Llegué a cogerle cariño, la veía tan necesitada....
    Un día, una señora se acercó a mí y me dijo que no volviese a darle nada, que era una alcohólica y que todo se lo gastaba en aguardiente. ¡Qué decepción me llevé!
    Tú has tenido más suerte que yo, tu mendiga tenía corazón y valoraba mucho más el que la escuchases y le hicieses compañía que todas las monedas que pudieras darle.
    A Kasioles la camelan con el cuento de la lástima.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué lejos están siempre la riqueza material y un alma rica!...Yo..me quedo con un alma rica, André...como las almas de los poetas.
    En primer lugar...perdone la tardanza..mea culpa...¡pero es que desde que me hice una cuenta en facebook!...pues eso..que el poco tiempo libre se me va ahí. Menos mal que nunca dejo de venir del todo por los blogs..aunque tarde..sobre todo por los buenos blogs..jaja. Espero que siga muy bien de salud y le deseo felices fiestas junto a sus seres queridos. Reciba mi fraterno abrazo.

    ResponderEliminar
  15. A esa mendiga le pesa la soledad .
    Tu compañía , el mejor regalo que le puedes ofrecer .
    Y cuesta tan poco ...
    Pero que reacios somos , cuando se nos acerca un vagabundo .
    No conocí a mi padre .
    Al cabo de muchos años me enteré que era un vagabundo ...
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  16. El hambre que más duele, es el del amor. Estamos llamados a darnos cuenta de aquello y resolverlo... con cariño, con atención, con hacer sentir al otro visible, con simple compañía. Muy emotivo amigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. No hay moneda mas valiosa, ni mas apreciada que la del amor. Es la única moneda que jamas varia su valor.

    André tus versos acarician! Gracias.

    ResponderEliminar