Datos personales

Mi foto

me gusta :pensar, escribir, comunicar,  trabajé en minas , de hierro, hulla, lignitos, , en la construcción en obra publicas ,Centrales térmicas y nucleares etc....

sábado, mayo 04, 2013


Cuento tradicional del Himalya

Érase una vez una abuela, cuyo plato favorito eran los huevos. Le encantaban. No quería comer otra cosa. Le daba igual fritos, cocidos o revueltos, o en tortilla, siempre que podía se comía uno.
Pero resulta que la tienda de huevos estaba lejos y no tenía fuerza para caminar tan larga distancia. Entonces pudo pensar. Había oido que los huevos los ponían las gallinas, así que con mucho esfuerzo, ahorró y se compró una.
La abuela estaba encantada, ya que cada mañana su gallina le ponía un huevo. Estaba sorprendida , pensaba que la gallina poseía  los huevos en su interior.
Un buen dia , un huevo ya no le era suficiente, intentó hablar con la gallina. Le explicó que le apetecían más huevos y que tenía que poner por lo menos tres: pero claro la gallina no entendía….cegada por el deseo de huevos y sabiendo que la gallina los escondía dentro , cogió un cuchillo y abrió a la  pobre gallina.
Aun así la abuelita no comprendió que la naturaleza tiene su ritmo. Fin.

Cuento intradicional gallego
Y…si bien la sardina pone cien  mil al día (huevos), solo a la gallina le llaman ponedora, por que cacarea al producto en una magistral lección de marketing,
¡Pero has nacido gallina  y solo puedes poner uno! Si has nacido gallina quien va a demandarte por  poner uno solo si no das para más!.( no rompas el ritmo de la naturaleza)Acéptame como soy, que me gustaría ser mejor ¡Tal vez si tú me ayudas, pueda poner un huevo de dos yemas  Fin
P.D.
No intentes cambiarme ¡No puedes!  Tú solo quiéreme, que el amor si que hace milagros y  puede convertir la gallina en águila
André de Ártabro.

miércoles, 13 de octubre de 2010


41 comentarios :

  1. Buenos día André...la ambición nos ciega...
    Como dice el refrán, quien todo lo quiere, todo lo pierde..y esa ancianita perdió a la gallina y a lo huevos.

    Como bien dices, hay que aceptar a cada persona, tal y como es...intentar cambiarla, sería diseñar alguien que no se es.

    Estupenda entrada André. Me ha encantado leerte.

    Un beso y feliz sábado.

    ResponderEliminar
  2. La avaricia rompe el saco. Cada cual tiene su forma de ser, con unas características que hay que respetar. Todo tiene su momento y su porqué.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es que cada uno es como es,y hay que aceptar a cada cual así,8pobre gallina) la avaricia no es buena.

    Buen día querido André.

    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola André.

    Como siempre, genial. Cada uno es como es,
    eso es lo hermoso: la diversidad. Besos desde aquí.

    ResponderEliminar
  5. Una buena lección y especialmente me ha gustado que el cuento tradicional sea gallego, pudiendo ser andaluz por ejemplo. Eso es hacer patria y yo lo aplaudo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hermosa lección nos da este cuento. A veces la ambición ciega la mente y no sabe calcular las consecuencias.

    Feliz Fin de semana

    Besos
    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Bellas, profundas y reflexivas letras nos obsequias una vez más querido y admirado filosofo y poeta, haciéndonos reflexionar con ellas.
    Esta amiga que te quiere un montón y que por nada del mundo quisiera que cambiases te da infinitas gracias por concedernos el privilegio de ser testigos de tu dulce y sensible alma de poeta y te desea con inmenso cariño feliz fin de semana.
    Miles de besinos.

    ResponderEliminar
  8. UN TREMENDO MENSAJE. GRACIAS PROFESOR.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  9. Debería leerte muchísima gente querido poeta .. Aún hay demasiadas personas que buscan lo que no hay y para ello van "rajando" gallinas ..
    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  10. Siempre el amor en primer lugar , y el aceptar al otro . Primero dar, que luego si Dios así lo quiere veremos la cosecha.Cariños

    ResponderEliminar
  11. Moraleja; el que te quiere, te querrá tal cual eres...

    ¡Genial!, André.

    ResponderEliminar
  12. Qué genial el intradicional, y la magistral lección de marketing... jajaja!
    Abrazo!!!
    p.d. "!!!"... o sea, bien cacareado, el abrazo... jajaja!

    ResponderEliminar
  13. El amor, entre otras cosas, es la aceptación del otro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hermosa metáfora en la que la ambición nos suele matar y sobretodo en la vida hay que aceptar lo que ella nos entrega sin más.
    Un beso y un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. lo que hace el deseo y la ignorancia... muy ilustrativa de los tiempos que corren..aplicable a varios ámbitos. Un placer leerte. Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Muchísimas gracias André por tan hermosos relatos. Me han gustado mucho.
    Abrazos. Rosa.

    ResponderEliminar
  17. A veces es muy dificil aceptar al otro.
    Gracias por recordarnos estos cuentos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. asi es amigo, quien te quiere cambiar, no te quiere. Asi es. Un beso andre

    ResponderEliminar
  19. Precioso, André,
    me encantan estos cuentos con moraleja. Enseñan y nos hacen pensar a la vez. Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Así es querido André, cada uno a su ritmo, respetando el proceso de cada cual. Siendo cada uno "lo que es". Esta claro que si pretendemos acelerar el proceso...rompemos la baraja.

    Te dejo un beso con todo mi cariño que sabes que es mucho.

    ResponderEliminar
  21. Querer más, siempre más, sin pararnos a pensar si ese más puede ser...que fácil verlo en el cuento, que dificil en el día a día cuando negamos la naturaleza de lo que somos o anhelamos.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  22. Buen ejemplo pero además hay que recordar que las gallinas no ponen huevos todos los días del año.

    Tienes razón, es lo único que podemos hacer: querernos como somos para poder aceptar a los demás como son. Siento decirlo pero hay mucha gente que no llega nunca a comprenderlo.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  23. Ya que tu entrada de hoy va de cuentos, quiero completarla con un trabalenguas anónimo, estoy segura de que está en la mente de todos y en grupo te lo podemos dedicar:

    Quiero y no quiero querer a quien no queriendo quiero
    He querido sin querer y estoy sin querer queriendo
    Si por mucho que te quiero, quieres que te quiera más
    te quiero más que me quieres ¿qué más quieres? ¿quieres más?

    Parece mentira que esa abuela no supiera que la avaricia rompe el saco.
    Nadie somos perfectos, por muy arrogantes que nos creamos, siempre he tratado de valorar la parte buena de cada persona y disculpar esa otra parte que no me gusta. Comprendo que es tarea difícil cambiarla, pero nada es imposible.
    Tengo que mandarle un ramo de flores a mi madre y todavía no lo he hecho, voy a descargar las fotos que hice hoy.
    Cariños.
    Kasioles
    Cariños.

    ResponderEliminar
  24. Ja ja ja…cómo me has alegrado mi tarde, querido André.
    Tú llegas porque llegas y aunque te me pierdes seguido, pero aquí estoy yo como buena guerrera.
    Para mi eres único, eres mi maestro que abre caminos en el cosmos y en la tierra repartes tu amor incondicional…cómo no vamos a quererte si también nos haces reír y llorar.
    No cambies…eres pura esencia y de la buena…y los milagros existen…
    Besos alados y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  25. André, dime, por favor, si tienes acceso a mi blog de Dulcineas y si se actualizan las entradas…el de Vanidad de Vanidades tiene problemas, aunque veo que tú si has podido abrirlo…gracias por comentar.
    Feliz semana.
    http://edicionesdulcineas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  26. Mira que somos ansiosos, despóticos, incongruentes e inhumanos...
    Dónde queda esa comprensión,esa aceptación del prójimo tal cual es?
    La verdad es que en muchas ocasiones,no nos aceptamos ni a nosotros mismos,cómo hacerlo con los demás.
    Cuánto tendríamos que cambiar!
    Siempre aleccionadoras y sabias tus entradas, además de llenas de ternura.
    Gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Sabia enseñanza encierran ambas historias caballero

    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Parecido en mucho a la gallina de los huevos de oro..... me hace pensar que a veces los humanos por querer más rompemos todo un futuro apriori... lindo, me gustó mucho, sobre todo por la enseñanza :)* besos André

    ResponderEliminar
  29. muy bueno el cuento.por desgracia siempre habrá personas que quieran cambiar al otro y no con amor precisamente.Bikiños

    ResponderEliminar
  30. Sabio cuento que lleva a la reflexión, como bien dices no debemos intentar cambiar a nadie ni almordarle a nosotros sino que lo tenemos que aceptar tal cual es, eso es amor.
    Un abrazo, hasta pronto querido amigo

    ResponderEliminar
  31. La ambición rompe el saco, es mejor poco pero bien aprovechado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Hola André, cuanto tiempo sin venir por tu cálido rinconcito. Estoy volviendo a bloguear y hoy me dediqué a leer por acá.

    Un abrazo,

    Soñadora

    ResponderEliminar
  33. Es cierto André, no podemos cambiar el ritmo que la naturaleza nos ha impuesto,pero si podemos quererte, por ser así como eres, un cielo de persona que además escribe como los ángeles.
    Es que somos avariciosos, así nos está luciendo el pelo.

    Perdona mi ausencia en ocasiones, el trabajo, siempre el trabajo...bueno y menos mal, mientras lo haya, que notodos pueden decir lo mismo.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  34. Totalmente de acuerdo, no se puede cambiar a nadie..

    ¡Y qué haríamos sin las gallinas!

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. El ego tironea de aquí para allá, la personalidad busca fama y honores.
    Transitar el Camino del Medio como decía Buda sería lo correcto, a la misma distancia de los opuestos.
    Estamos cada día aprendiendo.
    Un abrazo querido André.

    ResponderEliminar
  36. El peor error cambiar al otro, intentarlo...
    Es trastocar esencias.
    No sé si el amor lo puede todo, eres más optimista en ello, yo traté de convertir un pollo desplumado en una ave gallarda y no lo logré, la que quedó desplumada fui yo...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  37. Querido Andrè ! que cierto el cuento ! aceptame como soy, acepta la naturaleza tal cual es..el amor puede hacer milagros, solo el amor puede hacerlo.
    Primero aceptar y despues las cosas surgen como por arte de magia. Si amas, si tienes las manos abiertas ( no los puños ) el agua fluira divinamente y habra mas huevos, todos los que quieras, pero para ello, pon de tu parte y recibirás.
    Me ha encantado Andrè, gracias por compartirlo.

    Te envio un beso grandote y muchos abrazos de corazòn a corazón.

    Aurora

    ResponderEliminar
  38. No intentes cambiarme ¡No puedes! Tú solo quiéreme, que el amor sí que hace milagros y puede convertir la gallina en águila
    André de Ártabro.
    Así es amigo mío, Quiéreme, y quiéreme mucho, para llegar a ser la más bella, inocente y pura AVE, que surque el horizonte, dejando una estela de Luz y Paz, por Amar al TODO, y por el TODO, ser Amada.
    Soy porque somos, y porque somos soy, tratemos de comprender y ser agradecidos a la naturaleza, en vez de explotarle y querer cambiar su ritmo.
    Profundas tus letras amigo. Para reflexionar en ellas.
    Un abrazo grande, grande.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  39. Muy buen cuento y muy buena reflexión.

    Un beso André

    ResponderEliminar
  40. ...Mi querido amigo Andres...Es un placer recibirte en mi casa y casi siempre eres el primero ,mira parece que te di la llave de mi rincon poetico y aqui estas abriendo la puerta a los demas...gracias amigo del alma eres un Gallego al que quiero muchisimo y poreso me alegra mucho verte .
    te deseo feliz semana ,un sincero abrazo y besitossssssssssssssssss
    Marina

    ResponderEliminar